PENDULO ONIX

$290

PENDULO ONIX

Categoría: Etiqueta:

ATRIBUTOS El ónice otorga fuerza. Proporciona apoyo en circunstancias
difíciles o confusas y durante periodos de enorme estrés fisico o mental.
Centrando tu energía y alineándola con el poder superior, permite acceder
a la guía superior y a la conexión con la totalidad. Puede llevar hacia
delante para ver el futuro y, con su capacidad de impartir energia personal,
facilita que seas maestro de tu propio destino. Esta piedra promueve el
vigor, la fuerza y la perseverancia. Ayuda a aprender las lecciones, impartiendo autoconfianza y ayudándote a estar en armonía con
tu entorno.
El ónice es una piedra amiga del secreto, que te ayuda a mantener tu
propia opinión. También se dice que contiene el recuerdo de las cosas que
le han ocurrido a quien lo lleva puesto. Puede ser usado para practicar la
psicometría: cuenta la historia a quienes sean sensibles a sus vibraciones.
Esta propiedad de conservar los recuerdos físicos hace que el ónice sea útil
en el trabajo con vidas pasadas para sanar viejas heridas y traumas físicos
que afectan la vida actual. Sostener una pieza de ónice lleva tu atención hacía
el lugar de la herida anterior, que seguidamente puede ser curada a través del
trabajo corporal, el reencuentro o la terapia de cristales. El ónice también
puede usarse para sanar viejas penas y tormentos.
Psicológicamente, esta piedra reconoce e integra las dualidades dentro del
yo. Ancla la energía aérea en un estilo de vida más estable e imparte
autocontrol. El ónice es un tónico mental que alivia las preocupaciones y
miedos abrumadores. Otorga el valioso don de tomar decisiones sabias.
Físicamente ayuda a absorber las energías universales necesarias para
la curación y otros propósitos. Equilibra las energías yin y yang dentro del
cuerpo.
CURACIÓN El ónice es benéfico para los dientes, huesos, tuétano de los
huesos, desórdenes de la sangre y para los pies.
POSICIÓN Póntelo en la parte izquierda del cuerpo. Sitúalo o sostenlo tal
como sea adecuado. Tradicionalmente, se decía que el ónice puesto alrededor
del cuello enfriaba el deseo sexual y favorecía la castidad.

Scroll al inicio