MALAKITA GRANEL

Precio por peso

MALAKITA GRANEL

Categoría: Etiqueta:

ATRIBUTOS La malaquita es una piedra poderosa pero tiene que ser tratada
con precaución. Es mejor utilizarla bajo la supervisión de un terapeuta
cualificado en el uso de cristales. Es tóxica y sólo debe usarse en su forma
pulida. Evita respirar su polvo. Si la usas como elixir de gema, aplicala sólo externamente o mediante el método indirecto de colocar la piedra en un
contenedor de cristal, y poner el contenedor dentro de un volumen de agua
de manantial de modo que la piedra no toque el agua.
La malaquita amplifica tanto las energías positivas como las negativas.
Aterriza las energías espirituales en el planeta. Algunas personas creen que la
malaquita sigue evolucionando y será una de las piedras más importantes del
nuevo milenio.
La malaquita es una importante piedra protectora. Absorbe fácilmente las
energías negativas y polucionantes, tomándolas de la atmósfera y del cuerpo.
Hay que limpiarla antes y después de usarla, poniéndola dentro de un
conglomerado de cristales de cuarzo al sol (no uses sal, pues dañaría la
superficie).
La malaquita absorbe la contaminación de plutonio y protege contra la
radiación de cualquier tipo. Debería ponerse en el hogar de cualquiera que
viva cerca de una fuente de radiación nuclear o natural. También limpia la
contaminación electromagnética y cura las energías de la Tierra. Tiene una
fuerte afinidad con la naturaleza y con las fuerzas dévicas*.
Esta piedra limpia y activa los chacras, y sintoniza con la guía espiritual.
Puesta sobre el tercer ojo*, activa la visualización y la visión psíquica. Sobre
el corazón aporta equilibrio y armonía, y abre al amor incondicional.
La malaquita puede usarse como bola de cristal o para acceder a otros
mundos, internos o externos. Viajar por sus líneas retorcidas libera la mente
y estimula las imágenes. Puede ayudar a recibir comprensiones del
subconsciente o mensajes del futuro.
Psicológicamente, la malaquita es una piedra de transformación. La vida
se vive más intensamente bajo la influencia de esta piedra aventurera que
anima a cambiar y a asumir riesgos. Muestra despiadadamente lo que impide
tu crecimiento espiritual. La malaquita lleva a manifestar sentimientos
profundos y causas psicosomáticas, rompe vínculos no deseados y patrones
trasnochados, y enseña a asumir responsabilidad por las propias acciones, pensamientos y sentimientos. Libera las inhibiciones y anima a expresar los
sentimientos. Esta piedra desarrolla la empatía hacia los demás, haciéndonos
ver cómo nos sentiríamos si estuviéramos en su lugar. Alivia la timidez
y sustenta las amistades. La malaquita resulta útil para los problemas
psicosexuales, especialmente cuando están causados por experiencias
traumáticas de vidas pasadas. Favorece el proceso de renacimiento.
Mentalmente, la malaquita va al núcleo del problema, potenciando la
intuición y la comprensión. Ayuda a aliviar las alteraciones mentales,
incluyendo las enfermedades psiquiátricas, y combate la dislexia. Fortalece
la capacidad de absorber y procesar información, te hace más observador y
ayuda a comprender conceptos difíciles.
Puesta sobre el plexo solar, la malaquita facilita una profunda curación
emocional. Libera las experiencias negativas y viejos traumas, trayendo los
sentimientos reprimidos a la superficie y restaurando la capacidad de respirar
profundo. En este punto, equilibra los chacras* del corazón y del ombligo,
revelando comprensiones. A nivel emocional, puede intensificar los estados de
ánimo, pero hace que cambien rápidamente. La malaquita puede ser usada
para la exploración interna. Estimula los sueños y trae vívidos recuerdos. Sin
embargo, en los procesos de sanación y transformación es posible que la
malaquita necesite el apoyo de otras piedras.
CURACIÓN La malaquita es una piedra curativa extremadamente versátil.
Es particularmente útil para los calambres, incluyendo los calambres
menstruales, y facilita el parto: se le ha llamado la piedra de las comadronas
Resuena con los órganos sexuales femeninos y trata cualquier enfermedad
sexual*. Esta piedra rebaja la presión sanguínea, trata el asma, la artritis, la
epilepsia, las fracturas, las inflamaciones de las articulaciones, los tumores,
el mareo en los viajes, el vértigo, el nervio óptico, el páncreas, el bazo y la
glándula paratiroides, Alinea el ADN y la estructura celular, y potencia el
sistema inmunitario. La malaquita estimula el higado para que libere toxinas, reduciendo la acidificación de los tejidos. Cuando se lleva puesta alrededor de
la cintura, trata la diabetes.
POSICIÓN Llévala en la mano izquierda o sobre el tercer ojo. Ponla donde sea
adecuada para la curación. Sitúala sobre el plexo solar para absorber las
emociones negativas. Usa malaquita pulida y el método indirecto para
preparar el elixir. Aplícala externamente. Nota: la
malaquita puede causar ligeras palpitaciones de
corazón, en cuyo caso hay que retirarla
inmediatamente y reemplazarla por un cuarzo
o rodonita.

Scroll al inicio